Radio ROCK & POP

Cuál es el método práctico para que tu perro no ladre por cualquier cosa

perro atacando 1920
Cuál es el método práctico para que tu perro no ladre por cualquier cosa (Getty Images) (Per Breiehagen/)

Es muy meritorio que los perros sean lo suficientemente leales con el ser humano como para querer proteger a sus familias con sus ladridos.

Pero esos ladridos pueden llegar a enloquecer a la gente. Más allá de los ruidos está el tema de las mordidas que muy a pesar de los refranes (“perro que ladra no muerde”) generalmente siguen a la amenaza.

Un perro que escapa de control en la puerta de su casa puede llegar a morder para defender su territorio. No siempre es fácil acabar con los ladridos a los desconocidos o todo lo que deba ser alertado.

El impulso para proteger el territorio viene de cientos de miles de años atrás. Los perros pueden aprender a moderar su reacción de ladrar a cualquier cosa o a cualquier persona pero eso lleva su tiempo y su método. Es posible que los perros sean protectores, pero nunca nadie los acusó de ser imprácticos.

Es sorprendente cuán rápidamente se adaptan cuando hay algo que les conviene. Por eso planteamos una solución práctica. Individualice a quien le ladra su perro con mayor frecuencia e intensidad y explíquele el problema y lo que va a llevar cabo para evitar esa conducta.

Una manera de mantenerlos callados mientras uno no está es dejar la radio puesta todo el día con el volumen en alto (REUTERS)
Una manera de mantenerlos callados mientras uno no está es dejar la radio puesta todo el día con el volumen en alto (REUTERS) (STRINGER/)

Después de eso, coloque con cinta adhesiva una golosina o para perros en la puerta o ponga la caja delante de su puerta. Inclusive podría echarla dentro del buzón la persona que tanto desagrada.

Los extraños que traen comida siempre son bienvenidos, y hasta aquellos perros con fuertes impulsos protectores comenzarán a distenderse dentro de pocas semanas. Los perros pueden oír a las personas mucho tiempo antes de poder verlos, y es cuando comienza el ladrido.

La solución puede ser tan simple como colocar una silla delante de la ventana que mira la entrada hacia la casa, o cerrar las cortinas, o mantener a su perro dentro de una habitación desde donde no puede ver hacia fuera.

Quizás su perro pueda seguir ladrando cuando escuche pasos que se acercan, pero sin la visualización completa, lo más probable es que el ladrido no alcance su volumen más alto. Por otra parte los entrenadores siempre advierten a la gente que les diga “No” a su perro cuando comienzan a ladrar.

Es un buen consejo, pero solamente si lo hace una sola vez. Cuando su perro está ladrando y uno continúa diciéndole “No”, el “No” no es intimidatorio, sino que es alentador. Su perro pensará que uno también le está ladrando al motivo de la amenaza supuesta.

No siempre es fácil acabar con los ladridos a los desconocidos o todo lo que deba ser alertado (REUTERS)
No siempre es fácil acabar con los ladridos a los desconocidos o todo lo que deba ser alertado (REUTERS) (PETER CZIBORRA/)

De la misma manera en que los padres son los últimos en enterarse de que sus adolescentes se están metiendo en problemas, las personas que trabajan todo el día nunca se dan cuenta de cuánto ruido hacen sus perros hasta que los vecinos comienzan a quejarse.

El corolario, naturalmente, es que es difícil entrenar a un perro cuando uno no está en casa para pescarlos “in fraganti” en el acto de ladrar.

Una manera de mantenerlos callados mientras uno no está es dejar la radio puesta todo el día con el volumen en alto. La música fuerte tapa los sonidos que vienen desde afuera. Los perros que no pueden oír el estímulo que los provoca no tendrán nada contra qué ladrar. Y el problema tendrá un `principio de solución.

Recordemos: el “soborno” con una recompensa que los propios extraños brinden, evitar la visión de los estímulos, apagar los ruidos externos con otros ruidos, solo plantear el “No” una vez y pescarlos “in fraganti” es la guía práctica para que nuestros vecinos nos sigan sonriendo por que nuestro perro no le ladra a cualquier cosa.

*El Prof. Dr. Juan Enrique Romero @drromerook es médico veterinario. Especialista en Educación Universitaria. Magister en Psicoinmunoneuroendocrinología. Ex Director del Hospital Escuela de Animales Pequeños (UNLPam). Docente Universitario en varias universidades argentinas. Disertante internacional.

SEGUIR LEYENDO:

Civilizar a tu perro: claves esenciales para evitar incidentes

Perro que ladra no muerde, a veces…

¿Pueden los perros y gatos contagiar y transmitir el COVID-19?

Por qué los perros persiguen a los gatos

Archivos

Categorías