Radio ROCK & POP

A 40 años del disco debut de Zas

Miguel Mateos detalla cómo sería el sonido y la propuesta en el disco debut de su banda Zas. “A la música argentina le falta ironía y una actitud de divertir y divertirse. Hay que cantar lo que la gente necesita escuchar”, decía en esta entrevista que fue publicada originalmente en la Revista Pelo de mayo de 1982.

Rescate de una nota publicada en la Revista Pelo Nº163, mayo de 1982.

Un jamón crudo

Zas, a partir de la grabación de su álbum debut, cambió y mucho. Miguel Mateos, tecladista y guitarrista del grupo, tiene mucho que ver en ese cambio por ser el compositor de todo el material. Y seguramente, el disco de Zas va a ser una sorpresa para todos aquellos que tuvieron oportunidad de escuchar el grupo durante el año pasado, porque la nueva onda tiene una marcada tendencia hacia el rock moderno, fresco y directo.

En esta nota, Miguel Mateos cuenta los motivos de los cambios de Zas, comenta defectos y virtudes del rock nacional y brinda sus particulares opiniones sobre la concepción musical. Sin tapujos ni falsas modestias, Mateos habló con claridad sobre lo que piensa y sobre sus próximos pasos.

CANCIONES DE AMOR

Miguel Mateos: “El disco es muy crudo. Trabajamos como si estuviéramos tocando en vivo. Son doce temas cortos en los que prácticamente no usamos play-backs porque queríamos respetar la crudeza de nuestra música. El álbum es un jamón crudo. La temática del disco se basa en el amor y si se hubiera llamado “Doce canciones de amor”, no hubiera estado mal.”

“La tapa del disco —que fue hecha por mi mujer— es de una onda muy extraña, medio victoriana, y refleja la dulzura terrible de la crudeza que tiene el vinilo.

“La música es muy fuerte. No pusimos temas acústicos para que el álbum tuviera una coherencia en su propuesta. Los temas están basados en lo que yo denomino como “una nueva forma de rock’n’roll”, que se está gestando sobre todo en Europa. Por supuesto hay influencias a montones, pero la tendencia es tocar una nueva forma de rock’n’roll. Es muy distinto lo que grabamos a lo que veníamos tocando en nuestros conciertos del año pasado. Hay sólo dos temas de aquel material, el resto es todo material nuevo que suena muy distinto porque en todo este tiempo hemos madurado y nos hemos compenetrado más. Además, condensamos la propuesta para que todo sea más directo y más crudo.”

En la encuesta organizada anualmente por Pelo, Miguel Mateos figuró en el ’81 entre los cinco tecladistas elegidos.

M. M.: “Eso fue algo que me sorprendió y que por supuesto halagó mi ego. Yo sé que la encuesta refleja la opinión de la gente y me alegra figurar porque eso significa que algo han visto en mi forma de tocar. Yo soy un tipo muy competitivo y quiero aparecer en todos los rubros: ser mejor compositor, mejor cantante, todo. Esa competencia no es un hecho enfermizo sino una sana intención de crecimiento.”

IRONIA Y DIVERSION

M. M.: “La gente quiere escuchar música nacional, cosas que hablen de lo que vivimos todos los días. Hace un rato hablaba de un rock europeo y es necesario que esa tendencia abra la cabeza de la gente y de los músicos para que haya una exigencia de crear.”

“Yo creo que a la música argentina le falta ironía y una actitud de divertir y divertirse. Este no es un momento para el recogimiento o para la música individualista sino que la propuesta debe ser fresca, caliente y cruda. Si la gente lo entiende o no, está en cada autor y en cada compositor. Hay que divertir, no con payasadas, sino con un criterio lógico y serio de lo que es la diversión. Yo quiero que la gente disfrute, sino no tiene sentido —al menos para mí— hacer música. Hay que cantar lo que la gente necesita escuchar. Al menos en este momento, esa debe ser la propuesta.”

“Hacer lo que decía antes no es algo condicionado porque creo en un crecimiento de la gente y de los músicos. Estoy convencido que mi forma de pensar es lo que necesita la gente. Tal vez sea pecar de vanidoso, pero desde ese punto de vista no me condiciono, porque este es un momento en que el artista debe estar muy pegado al público.”

“Lo ideal es amoldar lo que uno quiere dar a lo que la gente quiere escuchar, pero la búsqueda de ese equilibrio es muy difícil. Yo trabajo en función de mi trabajo, no me baso en inspiración porque no creo que la música sea inspiración. Yo concibo la música como un trabajo igual a cualquier otro, de un tipo que se sienta al piano o con una guitarra varias horas al día y trabaja para lograr canciones. Yo soy un tipo netamente trabajador que toma un instrumento y labura. Al final de la semana tengo cosas, a los quince días tengo más cosas, al final del mes tengo muchas más. Después, lógicamente, selecciono y pulo el material. Esa selección está basada en lo que la gene quiere escuchar. Ese trabajo no es inspiración. Los grandes músicos compusieron sus obras en base a trabajo y no a inspiración, como ser Beethoven o Bach. Yo no me comparo con ellos, pero pienso que la composición es una labor de elaboración en la que el músico arma sus ideas y les da forma.

TOCAR EN TODOS LADOS

M. M.: “Con respecto al futuro de Zas, nuestra expectativa está centrada en ver y palpar la respuesta del público con nuestro álbum. En este momento estamos manteniendo conversaciones con una agencia artística para que nos represente y pueda organizar giras por todo el país. Nosotros queremos tocar en todos lados y eso es algo que debería hacer todos los grupos porque yo no creo que en este momento sirva tocar en Obras Sanitarias. O sea, sirve, pero hay que ir también a otros lados porque la gente lo pide. Hay que tocar de repente en un pub ante veinte personas. Muchos se niegan a esto e inclusive, en algún momento, también nosotros nos negamos porque pensábamos que tocar ante veinte tipos con cara larga no tenía sentido pero ahora comprendimos que actualmente se vive un momento en que el artista tiene que matarse. Y debe matarse más que la gente, porque entiendo que estar sobre un escenario y decir cosas es sumamente importante, lo mismo que levantar a la gente. Por los problemas que vive el país, hay una generación que está con el corazón en la boca, y nosotros queremos divertirla. Sabemos que es un momento un poco crítico, pero vamos a ver qué pasa.”

Enlo personal, además de mi trabajo con Zas, estoy produciendo el segundo long-play de María Rosa Yorio. Vamos a grabar varios temas míos y también otros de distintos autores, como Charly García por ejemplo. En el disco va a tocar Zas y otros músicos invitados. Yo me encargo de la producción artística y eso es algo que al principio me dio mucho pánico, pero que finalmente decidí hacer como una especie de aventura porque María estaba muy entusiasmada y recopada con los temas. Ella es una cantante muy expresiva, con grandes condiciones, y pienso que el disco va a ser una auténtica sorpresa. Yo ya tengo una experiencia como productor por el long-play de Zas, que en principio iba a estar en manos de Raúl (Porchetto), pero después por falta de tiempo no pudo ser y entonces nos encargamos nosotros mismos de la producción. De todos modos, Raúl es un gran amigo y está muy contento con el disco. Lo fundamental es que todos compartimos un mismo criterio artístico y por eso me animo a decir que, en poco tiempo, Zas va ser mucho más fuerte de lo que puede ser actualmente.”

Archivos

Categorías